LA CONDUCCIÓN AL SEPULCRO


Go to content

Main menu:


Biografía del Autor.

CONTINUACIÓN...

En 1902, lo vemos completamente integrado en la vida artística y social de la ciudad. El 21 de junio de ese año el Diputado de Vizcaya presenta una moción sobre las pensiones de arte, según ordena el art. 23 del Reglamento de pensiones de artistas vizcainos, que somete a la Excma. Diputación, proponiendo las Listas de Jurados. En el grupo de Escultura, entre los artistas que componen el jurado, figura el Sr. José Garrós. El 13 de octubre de ese año figura en el Acta del Jurado, correspondiente a la oposición convocada para otorgar la pensión de escultura en la convocatoria de 25 de junio de 1902 de las Pensiones Artísticas de la Diputación Provincial de Vizcaya, Comisión de Fomento.
En 1903, nos consta que sigue trabajando en el taller en la calle de la Gran Vía, 18, como aparece en la Revista “Tesoro de Lecturas Populares”, del año 1903, donde se anunciaba. En 1910 ya se había trasladado al barrio de la Casilla. Desconocemos la fecha exacta en la que abandonó este taller, en cuyo solar, posteriormente se edificó el Banco de España, años 1918 a 1924.
En el año 1904, continua colaborando con la Diputación Provincial de Vizcaya el 7 de Mayo J.M. Garrós, envía un informe como jurado al Presidente sobre lo concerniente al envío de obras de los pensionados Mogronejo y Torre (nº 703, 704 y 705), convocatoria de 1902, para la Exposición de Bellas Artes de Madrid, le incluye resumen de los gastos ocasionados con este motivo. El 8 de julio de este año, en el Acta de Sesión de Reunión del Jurado de Escultura, con motivo del envío de obras a la Exposición de Madrid, proponen a la Diputación Provincial de Vizcaya, que los trabajos de los pensionados Torre y Mogrovejo, títulados: La Ley y Risveglio, reunen los requisitos suficientes para que los adquiera la Diputación. En el Acta de la reunión del Jurado de Escultura de 27 de octubre, califican los trabajos presentados por los pensionados, dándoles por unanimidad la Calificación Honoífica con premio de 500 pesetas a los señores Mogrovejo y Torres, y la que satisface las obligaciones reglamentarias a Basterra.
En 1906, se hace una relación de miembros de Jurados Artísticos, que intervenido en las convocatorias 1902/3 y 1902/4, calificando los trabajos de los pensionados para resolver las convocatoria de las Pensiones de ArtisVizcainos, 3ª. Pieza, obtorgadas por la Diputación Provincial de Vizcaya. Los miembros que han figurado en la Sección de Escultura son: Ramón San Pelayo, Presidente (junio 1902). José Cruceño (idem), Artistas: Fernando Galina (idem), Vicente Larrea (idem), José Garrós (idem), Pedro Sorriqueta (idem).
Posteriormente, el 11 de octubre de 1910, se dirige al Alcalde del Ayunde la Villa proponiendole abrir un pequeño curso de dibujo para particulares, le envía circular adjunta con el Plan de Dibujo que pretende llevar a cabo, para poder impartir clases por la noche a los obreros –1 ó 2 horas– en los locales que el Ayuntamiento posee en la calle de la Casilla, nº 4-5, teniendo en cuenta la gran distancia que de este barrio, cada día más numeroso, están las clases nocturnas de Artes y Oficios de la Villa, y que podrían servir de auxiliar y evitar que muchos obreros, que reconociendo la necesidad del dibujo cada día más indispensable, se vean privados por esta causas de estos beneficios. Añade “que dispone de bastante material de enseñanza, tanto de modelos en yeso, como en láminas, debido a su profeón y a los muchos años que por gusto propio se dedica a la enseñanza del obrero”.
En su solicitud, expone además como los locales de la planta baja de su casa que por la mañana sirven para Escuela de Párvulos, pero por la noche no se ocupan. El precio de las clases, según el plan propuesto era de una peseta al mes por cada obrero, a fin de que tengan las clases, algún estímulo por ambas partes y no sean un gravamento para la Corporación, tiene gran inteés en poder demostrar pronto los adelantos y la utilidad de los obreros:
“sacrificandonos un poco por las noche y haciendo cultura, que es lo que conviene a todos”, lo firma el 11 de octubre de 1910. La Comisión de Fomento, en un primer momento le deniega el permiso porque piensa puede ser un obstáculo par la escuela de párvulos, de nuevo se consideran los locales y acondicionando un salón que no se usa, más tarde acuerdan aceptar el ofrecimiento y le concede permiso para utilizar los locales durante el curso 1910-1911, a condición de que las clases sean gratuitas. Presenta la solicitud con su membrete personal y especificando horarios y precios, para dar las clases durante el curso 1910-1911, en los locales de la escuela.
Hemos aludido a la necesidad de creación de estas clases de dibujo por la Escuela de Artes y Oficios de Bilbao estaba muy distante y no podía responder a las necesidades de este nuevo Barrio. Creada en 1878, en su primer programa de estudios las asignaturas que se impartían eran: Dibujo, de Adorno, Lavado, Colorido y Modelado, Vaciado y Talla. Posteriormente, en el curso 1880/81 se incluye la Esterotomía, corte de maderas, piedras y hierros, como materia básica en la Enseñanza del obrero Sección Industria, dos años después se añadiría el taller de carpintería.
Las necesidades de la ciudad de Bilbao en la configuración del nuevo Ensanche y el auge propiciado por una serie de características que confluímodificación de la ciudad, alcantarillado, ferrocarriles, nuevos edificios públicos, privados e iglesias y conventos, necesitaba la mano de especialistas que en ese momento eran muy escasos, con lo que suponía que los trabajos delicados tenían que ser realizados fuera, con el consiguiente gasto, de ahí la imperiosa necesidad de formar a los obreros. En esta línea vemos como las ideas de nuestro escultor, en cuanto la formación de los obreros, estaban en la vanguardia.

Muere en Bilbao el 17 de agosto de 1923 a los sesenta y cuatro años de edad, ya viudo, es enterrado en el cementerio de Vista Alegre de Bilbao. Sus funerales se celebraron en la parroquia de San Francisco de Asís de Bilbao (5ª parroquia), a la que pertenecía, vivía en la calle Iturriza nº 16-4º piso. Se dice en ella que se ignora el nombre de su madre. Su buen hacer fue continuado en el taller por su hijo, de igual nombre y profesión, del que también se conservan obras realizadas en Bilbao y en otros puntos limítrofes.

Rosa Martín Vaquero


Back to content | Back to main menu